Mostrando entradas con la etiqueta ampurdan. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ampurdan. Mostrar todas las entradas

domingo, 2 de septiembre de 2018

Vall-llobrega

Este bonito pueblo tiene una leyenda que explica el porqué de su escudo de armas. Dice la leyenda que hace mucho tiempo atrás, un domingo en que se oficiaba misa en la antigua iglesia de San Mateo(románica) se empezó a oír el berrido de una cabra salvaje, apostada cerca de la entrada que está orientada al oeste. Los fieles que asistían al oficio estuvieron un buen rato oyendo los berridos; el cura mando a acallar dicho animal. Algunos hombres salieron y espantaron al animal. Iniciada otra vez la misa, al poco, los berridos de la cabra se volvieron a escuchar en todo el pequeño valle. Con una insistencia casi sobrenatural. El capellán algo nervioso y molesto salió del templo para presenciar como la cabra sobre sus patas traseras se elevaba hacia el cielo, aquello hizo que los asistentes, también movidos por la curiosidad salieran al exterior. Y entonces ocurrió, cuando al parecer todo el mundo estaba en el exterior, el techo de la iglesia se derrumbó de un solo golpe, cayo a plomo sobre la nave central. De no ser por la cabra montesa y su proverbial aviso, seguro que una cantidad importante de ciudadanos de Vall-llobrega hubieran muerto o resultado heridos. En la antigüedad ir a misa era un acto de fe casi obligado, pero también un acto social con los vecinos. Dicen que por este motivo el escudo de armas lleva incorporada la cabra montesa. La Iglesia se puede visitar, se observan que las paredes están íntegras con una considerable altura pero el techo no existe.

 Vall-llobrega

jueves, 24 de mayo de 2018

Bandera de Sant Feliu de Guixols y Monestir

Sant Feliu de Guíxols es un municipio  de la comarca del Bajo Ampurdán, en la provincia de Gerona, situado en pleno corazón de la Costa Brava, a orillas del mar Mediterráneo, en la comunidad autónoma de Cataluña.
Es un importante centro vacacional. Ha contribuido a su notoriedad Carmen Cervera, que posee un chalé en el municipio desde hace décadas y está impulsando la creación de un museo en el monasterio, construido en 1723 por los monjes benedictinos.
 Bandera de Sant Feliu de Guixols

El monasterio de Sant Feliu de Guíxols, está situado en la población de Sant Feliu de Guíxols, perteneciente a la comarca catalana del Bajo Ampurdán. Se baraja como futura sede de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, en su sección de pintura catalana.
El conjunto monástico ha sufrido numerosas transformaciones a lo largo de su historia. La iglesia de estilo gótico es de una sola nave con crucero y tres ábsides poligonales, con cubierta de bóveda de crucería; una parte de la nave es románica con bóveda de cañón.
La fachada principal es de origen románico bastante restaurada, está flanqueada por dos torres de bases romanas, la torre del Corn de planta rectangular y la torre del Fumde planta semicircular, su parte alta es de construcción de los siglos XIV-XV.



El conjunto monástico de Sant Feliu de Guíxols es fruto de varios momentos constructivos y de restauraciones. Es centrado por la iglesia de una nave con transepto y tres ábsides poligonales. La mitad occidental de la nave, románica, está cubierta con bóveda de cañón ligeramente sobrepasada. El tramo occidental, el transepto y los ábsides, de época gótica (siglo XIV), son cubiertos con bóveda de crucería.
El frontis, de origen románico y fuerza restaurado, está precedido por la llamada Porta Ferrada, de cronología incierta, que está separada más de tres metros de la fachada de la iglesia a la que fue integrada como pórtico de entrada . Con todo, se supone que formaba parte de una construcción anterior. La parte inferior tiene tres arcos de herradura sobre cuatro columnas cilíndricas con capiteles muy simples. La superior tiene tres ventanas tríforas (también con arcos de ligera herradura), cada una de las cuales corresponde a uno de los arcos inferiores. La Puerta es coronada por un friso de diecinueve arcos ciegos. Parece que por el extremo sur la puerta continuaba. Ha quedado excluido que originariamente fuera un pórtico, el ala de un claustro o una hilera de arcadas que divide la iglesia del siglo X. Las opiniones se dividen en cuanto a la cronología: puede ser del siglo X, XI o XII.
La iglesia de Sant Feliu queda enmarcada por la torre del Humo (al norte) y la del Cuerno (al sur). La del Humo es de planta en forma de semicírculo y se levanta sobre un basamento formado por las ruinas de un edificio del siglo V, cubierto con cúpula. Esta torre, que se supone coetánea de la Porta Ferrada, fue sobrealzada posteriormente (siglos XIV-XV). La torre del Cuerno, de planta cuadrada, se alza sobre una hilada de sillares escuadrados fuerza grandes de época tardorromana o visigótica. Su aparato constructivo es de piedras pequeñas sin trabajar y sillares en los ángulos. En un momento posterior en el siglo XVII (se sabe que en 1686 tenía 95 palmos de altura), ha sido descabezada. Parece que corresponde a la época de la iglesia románica (siglos X-XI).
En la segunda mitad del siglo XIV, de acuerdo con las disposiciones del rey Pedro el Ceremonioso se fortificó todo el monasterio con cinco torres sobre la cabecera gótica y un paso de ronda entre ellas. La mejor conservada de estas torres es la de los Reyes o de Tramuntana. Tiene planta poligonal y está terminada con almenas. Los ángulos están reforzados con hiladas y en los muros aparecen pequeñas aberturas.
En el sector sur del recinto, hay un gran edificio del siglo XVIII, construido en época del abad Benito Penyelles (1705-17), que corresponde a las dependencias monacales. A poniente de la iglesia se encuentra el Arco de San Benito, también del siglo XVIII, que fue la entrada principal al recinto monacal.

domingo, 15 de abril de 2018

Bandera de Begur

Bandera apaisada, de proporciones dos de alto por tres de largo, dividida en cruz en cuatro partes, las dos del palo cuadradas separadas entre sí por una línea ondeada de dos olas, la superior blanca y cargada con el castillo negro del escudo, de alto de 1/3 del total de alto de la tela, y la inferior azul; las dos partes del vuelo, roja la superior y amarilla la inferior.


 Bandera de Begur


Escrito también tradicionalmente como Bagur por la variación en la transcripción de la vocal neutra, está documentado en la Edad Media como Begurio, probablemente nombre latinizado de un céltico Becuro.
Bagur tiene 4304 habitantes (según datos de 2008) y es un centro turístico importante del Bajo Ampurdán. En verano la población supera los 40 000 habitantes.
A pesar de su carácter turístico, mantiene un importante pasado histórico que se remonta a la prehistoria, pasando también por época ibérica. En todo el término municipal se han encontrado importantes restos que confirman la antigüedad de su núcleo como asentamiento humano, importante durante la época feudal. El Castillo de Bagur es el símbolo más emblemático de esta época.
Uno de los atractivos más interesantes del municipio es su legado patrimonial, dentro del cual se encuentran cinco torres de defensa que se levantaron contra la piratería mora. Construidas entre los siglos XVI y XVII, constituyen un elemento muy característico del actual paisaje urbano de Bagur. Éste ha estado también significativamente marcado por las construcciones que realizaron en su momento los indianos: bagurenses que cruzaron el Atlántico para ir a hacer fortuna al continente americano, sobre todo a Cuba.

LLAGOSTERA

Ya desde el  Paleolítico  se tiene conocimiento de núcleos habitados en la zona que actualmente ocupa el término municipal. Durante la  Eda...